Vitamina C y otras reflexiones sobre nutrición y salud

Artículo del Dr. Miquel Samarra Stehle

Back to Blog
Autor: Centre Mèdic Matterhorn Comentarios: One Comment

La vitamina C es un micronutriente esencial para el ser humano, que como la mayoría de vitaminas, no puede ser sintetizada por éste. Es una vitamina hidrosoluble que no se acumula en el organismo y termolábil, es decir , que su exceso se elimina por vía urinaria y que es sensible a las altas temperaturas , que la inactivan. Otras vitaminas, como la A, D E y K, son liposolubles, y por tanto se acumulan y pueden generar toxicidad. La vitamina C tiene numerosas propiedades, participando en el funcionamiento adecuado del sistema inmunitario, la formación de colágeno, el metabolismo energético y el funcionamiento del sistema nervioso, entre muchas otra funciones. Destaca como potente antioxidante que protege al organismo del daño oxidativo, y por tanto previene de enfermedades crónicas y el envejecimiento precoz. Las necesidades diarias de vitamina C para un adulto están entre 80 y 100 mg día, aunque en situaciones especiales como el embarazo y la lactancia, así como situaciones de estrés psicofísico, la cantidad requerida puede ser más elevada. También los fumadores y personas que consuman regularmente alcohol, precisan de una cantidad superior de vitamina C. En una alimentación que se considere equilibrada, el aporte de vitamina C con los alimentos sería suficiente. Los alimentos con mayor cantidad de vitamina C son los cítricos, kiwis, fresas, piña, lentejas, brócoli y espinacas. La vitamina C que se encuentra en los alimentos es más estable que la de los suplementos vitamínicos y, por tanto, más biodisponible.

La macro y micronutrición constituyen un aspecto importante de la salud psíquica y física de la persona. La medicina, como instrumento de promoción de la salud y prevención de las enfermedades, tiene muy en cuenta los valores analíticos de vitaminas y minerales. Muchas consultas médicas responden a valores insuficientes o deficientes de algunas vitaminas y minerales. Es sorprendente observar, como los valores analíticos de la vitamina D, la vitamina B 12, el ácido fólico, el magnesio y el Zinc, por mencionar algunos de ellos, se encuentran disminuidos en una proporción significativa de los pacientes. Los médicos cometemos el error de pensar que, por ser parte de países desarrollados económicamente, la alimentación cubre las necesidades nutricionales . La realidad, pero, es muy distinta. Incluso pacientes adolescentes presentan insuficiencia, y en algunos casos hasta déficit, de vitaminas esenciales, como la vitamina D, y minerales como el  magnesio.

Vivimos en una sociedad en la que el distrés (estrés mal gestionado), es el principal factor de enfermedad. La enfermedad es una disrítmia, es decir, una pérdida de los ritmos saludables. La salud se fundamenta en cinco aspectos: alimentación, ejercicio físico, contacto con la naturaleza, respiración consciente y meditación, y sueño adecuado. Al desatender estos aspectos cotidianamente, nos desordenamos, desequilibramos y, consecuentemente, enfermamos. Observemos la cantidad de nuevas enfermedades que han ido apareciendo en las  últimas décadas en relación a este desorden. Los sistemas neurológico, endocrino e inmune, son los más sensibles a esta disrítmia. Es por ello que han aumentado considerablemente el diagnóstico de enfermedades autoinmunes, alergias e intolerancias, que dependen del alérgeno, pero también de la persona. Por ejemplo, el empobrecimiento de la microbiota intestinal por estrés y una alimentación inadecuada llevan a una disbiosis y un síndrome de hiperpermeabilidad intestinal, que son el común denominador de alergias, intolerancias y un sinfín de patologías. Lo importante es ver el aspecto común en los detalles y hallazgos concretos. Solo así lo complejo deja de ser complicado.

Al responsabilizarnos de nuestra salud, al enfocarnos y tomar conciencia de aquellos aspectos que dependen de nosotros, contribuimos a mejorar nuestra salud individual y colectiva, que en los tiempos que corren , suponen un gran servicio.

Dr. Miquel Samarra Stehle

Medicina General
Especialista en Medicina del Deporte y Educación física
Medicina Sintergética

Compartir el artículo

Comment (1)

  • Mercè Torra Moliner Reply

    Hola Dr. Samarra per sort sempre m’han agradat les taronjes i les mandarinas, altres aliments que portan vitamina C

    19 abril, 2021 at 15:42

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog