OLIGOTERAPIA

Para que nuestro organismo pueda funcionar adecuadamente es fundamental que cada órgano reciba las cantidades de micronutriente: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales necesarios para el armónico trabajo de cada célula. De eso trata precisamente la oligoterapia.

Los oligoelementos, como su nombre lo indica, son aquellos minerales necesarios para el desarrollo armónico celular, pero requeridos en muy pequeñas cantidades. Por ejemplo, a diferencia del calcio y el sodio que son necesarios en cantidades diarias de 1200 mg y 4000 mg respectivamente, el oligoelemento cobre se necesita en la muy pequeña cantidad de 0,6 mg al día. A pesar de estas ínfimas cantidades, los oligoelementos son imprescindibles para la mayoría de las reacciones bioquímicas del organismo, de tal forma que ellos intervienen en la síntesis de las hormonas, en la digestión de los alimentos, en la reproducción celular y en el sistema de defensa del cuerpo.

A continuación enumeramos algunas de las relaciones entre un oligoelemento y ciertas enfermedades, haciendo la advertencia de que siempre es necesario un adecuado diagnóstico antes de utilizar el oligoelemento.

Boro
Este oligoelemento es útil en el proceso de la formación del hueso, por ello lo empleamos en los casos de osteoporosis en la menopausia, en los niños con trastornos del crecimiento, en los problemas de la consolidación de las fracturas y en algunos casos de artritis.

Calcio
Además de su conocido efecto sobre el hueso, también se ha visto que este oligoelemento está relacionado con los calambres en las piernas y brazos, el insomnio, los dolores menstruales intensos, en el síndrome premenstrual y en las palpitaciones cardiacas y los estados de nerviosismo.

Cobalto
Es necesario en el proceso de absorción y utilización de la vitamina B12. Por ello en muchos de los estados de anemia debido a esta vitamina, la administración de cobalto mejora la debilidad general, la somnolencia y los síndromes de fatiga crónica. También la empleamos en los casos de dolores abdominales, espasmos de las arterias o venas, la hipertensión arterial y en algunos casos de alergias y migrañas.

Cromo
Es llamado el oligoelemento contra la obesidad y el estimulante de la longevidad. Lo utilizamos en los estados de envejecimiento prematuro, la diabetes, los estados de hipoglucemia y en los deportistas para favorecer su rendimiento muscular. Favorece la cicatrización y disminuye la grasa corporal.

Cobre
Es uno de los oligoelementos que más empleamos. De hecho, decimos que el cobre le da color a la vida. Tiene utilidad en los casos de infertilidad, en el acné, en todas las alergias (asma, rinitis, sinusitis alérgica, dermatitis alérgica, etc.), en las gripas a repetición, en las enfermedades infecciosas a repetición, en el reumatismo y en el vitiligo. Debe anotarse que, como ya lo anotábamos, el zinc y el cobre pueden interactuar entre ellos por lo tanto deben darse las cantidades adecuadas para que no exista interferencia entre ellos.

Fluor
Es útil para a prevención de la caries dental, las uñas quebradizas, caída del cabello, osteoporosis, raquitismo.

Germanio
Es útil en el envejecimiento prematuro, los estados de desvitalización general, el síndrome de fatiga crónica y la impotencia. Dado que su eliminación ocurre a través del riñón, debe tenerse especial cuidado en las personas que tienen alterada la función de éste órgano.

Yodo
Util en los estados de obesidad por hipotiroidismo, debilidad muscular, reumatismo, colesterol y/o triglicéridos elevados, dolores menstruales intensos, hipertensión arterial y nerviosismo.

Potasio
En los trastornos cardiovasculares, especialmente cuando se toman diuréticos, es muy útil; también así en el alcoholismo, las alergias, el insomnio y en el reumatismo crónico. Hay estudios que muestran resultados excelentes en el tratamiento del cáncer.

Litio
Es otro de los oligoelementos que usamos con gran regularidad por sus efectos benéficos sobre los estados depresivos o maníaco-depresivos; en la hiperemotividad, en las personas ansiosas, en el insomnio de origen ansioso, en las personas irritables y en las personas con epilepsia o con diabetes.

Manganeso
Es uno de los oligoelementos que protege al cuerpo por su efecto antioxidante, por ello lo utilizamos en los episodios de infecciones gripales a repetición, en los trastornos alérgicos, en los vértigos, en las migrañas, en los trastornos de la memoria, en los dolores articulares, etc. Muy útil, junto al oligoelemento cobre, en los niños con enfermedades respiratorias a repetición.

Magnesio
En la preeclampsia, en el alcoholismo, en la depresión, en el estrés, en el nerviosismo, en los trastornos del ritmo cardíaco, en los trastornos prostáticos, en las enfermedades autoinmunes y en el cáncer. Algunos casos de angina de pecho se han beneficiado con el uso del oligoelemento magnesio.

Molibdeno
Lo utilizamos con mucha frecuencia en los casos de gota o exceso de ácido úrico en sangre, en las caries dentales (su prevención), en la fatiga crónica y en la pérdida de peso y es de gran utilidad en los casos de impotencia sexual. Es uno de los grandes antioxidantes.

Níquel
Es un gran regulador del metabolismo del páncreas, por ello es de gran utilidad en las personas que tienen diabetes, hipoglucemias, y trastornos digestivos. También lo utilizamos en los casos de cirrosis hepática, en el estreñimiento y en la osteoporosis.

Fósforo
Es el oligoelemento de la energía vital. De utilidad en los niños con trastornos del crecimiento, en quienes adelgazan sin quererlo, en el estrés, en las contracturas musculares dolorosas, en la fatiga física o emocional.

Azufre
Es de gran utilidad en las personas con acné, en el asma, en los eczemas crónicos, en el estreñimiento, en las enfermedades del hígado y de la vesícula biliar y los episodios de urticaria.

Selenio
Es uno de los oligoelementos que más recomendamos para prevenir las enfermedades de la próstata. De hecho, se dice que es el oligoelemento anti-cáncer; de tal forma que lo sugerimos a los fumadores, a los alcohólicos y quienes deben tomar crónicamente muchas drogas. Aumenta la líbido, por ello es de gran utilidad en los casos de impotencia. Si se toma en altas dosis puede ser cancerígeno.

Silicio
Es el oligoelemento que aporta rigidez, por ello lo utilizamos en las fracturas que demoran en consolidarse y en la osteoporosis. Igualmente se utiliza en los episodios de alergia, en el prostatismo y en las verrugas.

Vanadio
Es el oligoelemento que le aporta belleza a la piel y es muy útil en las personas con celulitis y que tienden a la obesidad. Igualmente es uno de los mejores oligoelementos para tratar los problemas de elevación del colesterol y los triglicéridos.

Zinc
Es de gran utilidad para los trastornos de fertilidad, impotencia y/o frigidez, por ello ha sido llamado el oligoelemento reproductor. Igualmente es útil en los casos de acné, pérdida de la memoria, el gusto o el olfato. A las mujeres que toman anticonceptivos orales por largos períodos les recomendamos tomar oligoelemento Zinc.

 

 

VOLVER

MUTUAS CONCERTADAS

Mutua General de Catalunya

Assistència Sanitària 

MediFiatc

Asefa

Caser

Medicina Lliure

Agrupació Mutua

Europ Assistance

HORARIOS

De lunes a viernes

09:00 – 20:00h

 

 

 

 

 

 

¡Síguenos en redes sociales y no te pierdas nada!