Osteopatía y abordaje funcional del cuerpo

Artículo de Victoria Llacuna

Back to Blog
Autor: Centre Mèdic Matterhorn Comentarios: 0

La Osteopatía es un sistema terapéutico que a partir de un diagnóstico y tratamiento específicos, tiene como objetivo restaurar la integridad estructural global del cuerpo y así mejorar su función. Se basa en los principios que formuló su precursor, el Dr. A.T. Still (1828-1917), quien postuló que la estructura (haciendo referencia al sistema músculo-esquelético, órganos y vísceras) y la función del organismo están íntimamente relacionadas y dependen una de la otra; y que un cuerpo se considera sano cuando todos los sistemas que lo forman funcionan de forma correcta y conjuntamente.

Se trata de una terapia manual definida en un contexto de prevención, conservación y restauración de la salud del paciente. Mediante la osteopatía ayudamos a re-equilibrar el organismo centrándonos en la estructura, mejorando de ese modo el funcionamiento del cuerpo.
El osteópata aborda el tratamiento de sus pacientes desde una perspectiva global u holística del cuerpo, buscando en las estructuras
anatómicas las lesiones tisulares, articulares, las disfunciones viscerales y meníngeas, que aportaran la clave para resolver sus dolencias de forma eficaz y duradera. El osteópata ve al paciente como un todo en el que mente, cuerpo y espíritu interactúan y se relacionan recíprocamente, y en el que los tejidos del mismo, influencian y se ven influenciados por la fisiología interna y la homeostasis. Hablamos de tejidos y no sólo de huesos, ligamentos, músculos y tendones. También el sistema fascial es un sistema clave en el tratamiento con osteopatía. Se trabaja con todos los tejidos y fluidos corporales, aunque a menudo se utiliza el sistema músculo-esquelético para llegar a tejidos menos accesibles.

La Osteopatía funciona respetando y facilitando los mecanismos inherentes de autorregulación del cuerpo, promoviendo que éste se recupere y normalice las funciones alteradas; recupera la el equilibrio mecánico del conjunto de los tejidos corporales musculo-esqueléticos, nerviosos, viscerales, circulatorios, etc, y lo hace con la aplicación de técnicas manuales dirigidas a los tejidos identificados como patológicos en el diagnóstico funcional osteopático.

El desarrollo de la Osteopatía, al incidir sobre el conjunto de los tejidos mencionados, ha proporcionado la clasificación de técnicas en varios grupos, según sobre qué tejidos actúe. Así, hablamos de:

  • Osteopatía estructural: dirigida al sistema músculo-esquelético.
  • Osteopatía visceral: orientada a actuar sobre vísceras, fascias y los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico como vasos
    sanguíneos y nervios.
  • Osteopatía craneal y terapia craneo-sacra: libera y facilita la micro movilidad del cráneo y el conjunto de la relación craneo-sacra a través de las membranas meníngeas y del líquido cefalo-raquídeo.

La osteopatía tiene importantes indicaciones en disfunciones que cursan con dolor a nivel de la columna vertebral (cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, neuralgias, tortícolis, ciáticas, etc). También está indicada para secuelas de traumatismos, esguinces, tendinopatías, cefaleas, vértigos, trastornos digestivos funcionales, problemas de suelo pélvico, trastornos relacionados con la articulación temporomandibular…

En definitiva, son muchas las indicaciones que trata la Osteopatía, siempre intentando estimular al cuerpo para que éste autorregule sus mecanismos y se encuentre en un estado completo de salud.

Compartir el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog