Limpieza hepática y de vesícula

Back to Blog
Autor: Centre Mèdic Matterhorn Comentarios: 0

Introducción a la limpieza hepática y de la vesícula

La mayoría de las personas creen que los cálculos biliares sólo se encuentran en la vesícula. Esta suposición tan generalizada es errónea. La mayoría de los cálculos biliares se forman en el hígado y comparativamente muy pocos se forman en la vesícula. Esta afirmación se puede verificar fácilmente al llevar a cabo una limpieza hepática, pues las personas operadas de vesícula siguen sacando piedras como cualquier otra persona. En cuanto vea los cientos de cálculos biliares de color verde, crema o café flotando en su inodoro después de su primera limpieza de hígado sabrá que ha descubierto una herramienta importante para su salud.

Nos proponemos escribir diversos artículos sobre este interesante tema, después de lo cual comprobará la importancia de mantener un hígado limpio, pues esos cientos de pequeños cálculos biliares son un gran obstáculo para adquirir y mantener una buena salud, juventud y vitalidad. En realidad, según el Ayurveda, la más antigua de las Ciencias de la Salud, dichos cálculos son una de las principales razones por la que la gente se enferma y tiene dificultades para recuperarse.

Casi todas las personas que sufren enfermedades crónicas tienen cantidades excesivas de cálculos biliares en el hígado. Dichos cálculos se componen de los mismos componentes “inofensivos” contenidos en la bilis líquida, siendo el colesterol su principal componente. Esto los hace prácticamente “invisibles” a las radiografías y las ecografías. La situación cambia respecto a la vesícula donde los cálculos están formados principalmente por minerales, sobre todo sales de calcio y pigmentos biliares. Los diagnósticos clínicos pueden detectar fácilmente estas duras piedras, pero no pueden ver las piedras blandas y suaves, no calcificadas en el hígado.

La mayoría de las personas durante su vida han acumulado cientos y algunos casos, miles de pequeños cálculos biliares en el hígado y el problema que producen es que impiden que la bilis no fluya libremente a través de los conductos biliares. La bilis que es un líquido verdoso y alcalino, tiene múltiples funciones, cada una de las cuales afecta a la salud de los diferentes sistemas y órganos del cuerpo. Aparte de ayudar en la digestión de las grasas, calcio y proteínas, la bilis es necesaria para mantener los niveles de grasa en la sangre, eliminar toxinas del hígado, ayudar a mantener el equilibrio ácido/alcalino del intestino y ayudar al colon para evitar el desarrollo de microbios dañinos. El hígado por tanto tiene que producir entre 1,1 y 1,6 litros de bilis al día. Una cantidad menor implica problemas con la digestión, la eliminación de desechos y el constante esfuerzo del cuerpo para desintoxicar la sangre. Mucha gente produce sólo una cuarta parte, o menos, de la cantidad necesaria. Por eso, muchos problemas de salud son consecuencia directa o indirecta de una reducida producción de bilis y del transporte ineficiente de la misma.

Las personas con enfermedades crónicas normalmente tienen algunos miles de pequeños cálculos biliares congestionando los conductos biliares del hígado. Sólo algunas de estas piedras pueden haber afectado a la vesícula. Al expulsar estos cálculos por medio de varias limpiezas hepáticas, y manteniendo una dieta y estilo de vida equilibrados, el hígado y la vesícula podrán restaurar su eficiencia natural y muchos síntomas de incomodidad o enfermedad empezarán lentamente a desaparecer. Las alergias disminuirán, muchos dolores de espalda se reducirán, muchos trastornos y disfunciones mejorarán y la energía y el bienestar aumentarán en gran medida.

La limpieza del hígado en sí, lleva un tiempo inferior a 14 horas y puede hacerse tranquilamente durante un fin de semana en casa. Durante cada limpieza expulsará hasta cientos de pequeños cálculos de una sola vez y sin dolor ninguno. El tamaño de las piedras puede variar desde el de una cabeza de alfiler hasta el de una avellana.

La importancia del hígado

El hígado es el órgano más grande del cuerpo. Pesa hasta 1,4 kilos, está suspendido en la parte
trasera de las costillas, en el lado superior derecho del abdomen y se extiende por casi todo el
ancho del cuerpo. Al ser responsable de casi 1200 funciones diferentes (algunas de la cuales están
todavía por descubrir), es quizás el órgano más complejo y activo de todos, afectando a la vida y la
salud de todas las células del cuerpo.

En circunstancias normales, y cuando está limpio de cálculos, el hígado filtra más de un litro de sangre por minuto. Recibe la sangre venosa desde la vena porta desde el intestino grueso, el bazo y el páncreas. Además de procesar el alcohol, los metales pesados y tóxicos, también procesa todas las sustancias nocivas, bacterias, microbios, parásitos y la mayoría de los componentes de los fármacos. Durante todo el día además se ocupa de crear, procesar y proveer grandes cantidades de nutrientes a los casi 220.000.000.000 células del cuerpo humano.

Para sostener sin interrupción, 24 horas al día sin descansar, las múltiple actividades de las células del cuerpo, el hígado debe proveerlas con una corriente constante de nutrientes y hormonas. Con su complejo laberinto de diminutas venas, conductos y células especializadas, el hígado necesita estar libre de cualquier obstrucción para poder mantener una “línea de producción” sin problemas y un sistema de distribución de nutrientes y hormonas libre de fricciones en el cuerpo.

En todos esos procesos metabólicos, el hígado modifica las sustancias biológicamente dañinas impidiendo que lleguen al corazón. A este proceso se le llama desintoxicación. Las células especializadas en los vasos sanguíneos del hígado (células de Kuppffer) atacan a los elementos dañinos y a los organismos infecciosos que llegan al hígado desde el intestino desde la vena porta.

El hígado secreta los materiales de desecho resultante de estas acciones a través de sus conductos
de bilis. Para asegurar que todo esto funciona correctamente, el hígado recibe y filtra ese litro y medio de sangre y produce un litro y cuarto de bilis diariamente. Cuando hay pequeños cálculos biliares en el hígado, merman la capacidad para desintoxicar todas las sustancias externas e internas generadas en la sangre; también impiden al hígado entregar la cantidad suficiente de nutrientes y energía a los lugares precisos del cuerpo en el momento adecuado. Esto puede alterar el delicado equilibrio del cuerpo, llamado “homeostasis” y dar como resultado un mal funcionamiento de sus sistemas y órganos.

Limpiar el hígado y la vesícula de todos los cálculos acumulados ayuda a restaurar por tanto la homeostasis, a equilibrar el peso y a preparar al cuerpo para que se auto-cure automáticamente. Si usted tiene alguno de los síntomas presentados a continuación, o alguna condición similar, probablemente tenga un gran número de pequeños cálculos biliares en su hígado y vesícula:

  • Desequilibrios hormonales
  • Impotencia
  • Enfermedades renales
  • Problemas sexuales
  • Problemas urinarios
  • Problemas de visión
  • Color oscuro debajo de los ojos
  • Ojos hinchados
  • Ojos y piel amarilla
  • Cabello graso o pérdida del cabello
  • Exceso de peso y debilidad
  • Obesidad
  • Escoliosis
  • Cuello rígido
  • Fuertes dolores de espalda y hombros
  • Dureza de articulaciones y músculos
  • Extremidades frías
  • Osteoporosis
  • Problemas dentales y de encías
  • Adormecimiento de las piernas
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Trastornos cerebrales
  • Trastornos digestivos
  • Pesadillas
  • Hígado graso y cirrosis hepática
  • Colesterol alto
  • Heces de color arcilla
  • Hemorroides
  • Mareos y episodios de desmayos
  • Gota
  • Alergias
  • Asma

La importancia de la bilis

La bilis es un fluido amarillento y viscoso alcalino (lo opuesto a ácido) y tiene un sabor muy amargo. La mayor parte de los alimentos no podrían ser digeridos sin la bilis. Por ejemplo, para permitir que el intestino delgado absorba grasas y calcio de la comida digerida, ésta debe mezclarse primero con bilis. Cuando las grasas no se absorben correctamente, significa que la secreción de bilis no es suficiente. Si no se absorbe la grasa, entonces el calcio tampoco se absorbe y esto deja a la sangre con un déficit. La sangre, posteriormente toma el calcio restante de los huesos. La mayoría de los problemas de densidad ósea son propiamente el resultado de la insuficiente secreción de bilis y la pobre digestión de las grasas antes que debidos a un consumo insuficiente de calcio.

Aparte de procesar las grasas contenidas en la comida, la bilis elimina toxinas del hígado. Una de las funciones menos conocidas pero no por ello menos importante de la bilis es la de desacidificar y limpiar los intestinos.

¿Cómo saber si tiene cálculos biliares?

Por regla general, la gran mayoría de las personas tienen cálculos biliares en el hígado y en algunos casos, en la vesícula. La única forma de comprobar que usted tiene cálculos biliares es llevando a cabo una limpieza de hígado. Usted descubrirá que, al eliminar todas las piedras, los síntomas de muchas enfermedades o molestias desaparecerán gradualmente y su salud regresará al estado normal.

A continuación daremos una breve descripción de algunas de las señales más comunes que indican la presencia de cálculos biliares según la Medicina Ayurvédica:

Señales y marcas

La piel

  • Puntos negros y palcas de color café pequeños y grandes, en la frente, cejas, debajo de los ojos, hombros y omoplatos.
  • Arrugas verticales en medio de las cejas.
  • Arrugas horizontales a través del puente nasal.
  • Coloración oscura o verde en el área de las sienes.
  • Piel grasa en el área de la frente.
  • Pérdida del cabello en la región central de la cabeza.

La nariz

  • Endurecimiento y engrosamiento en la punta de la nariz
  • La nariz está constantemente enrojecida
  • Nariz leporina (fisurada) o grietas en la punta de la nariz
  • La nariz se inclina hacia la izquierda

Los ojos

  • El color de la piel debajo de los ojos es amarillento
  • Bolsas de agua debajo de los párpados inferiores
  • Una nube blanquecina cubre la pupila del ojo
  • Enrojecimiento constante en la parte blanca del ojo
  • Una gruesa línea blanca cubre partes de la periferia del iris, especialmente la parte inferior.
  • Los ojos ha perdido su brillo natural

Lengua, boca, labios y dientes

  • La lengua tiene una capa amarilla/blanca, especialmente en la parte posterior
  • Impresiones dentales en los costados de la lengua.
  • Granos en la lengua
  • Grietas en la lengua
  • Continuas descargas de mucosa a la garganta y boca.
  • Mal aliento y erectos frecuentes
  • Formación de costras en las esquinas de la boca
  • Manchas oscuras en los labios
  • Labios hinchados o expandidos
  • Encías hinchadas, sensibles o sangrantes
  • Problemas dentales

Manos, uñas y pies

  • Piel grasa y blanca en las puntas de los dedos
  • Uñas de color rojo oscuro
  • Lineas verticales en las uñas
  • Durezas en la planta del pie
  • Pies de color amarillo
  • Dureza en la punta del cuarto dedo del pie o calosidades en el área inferior del cuarto dedo del pie
  • Primer dedo del pie curvado
  • Color blanco y superficies duras en la cuarta y quinta uñas

Materia fecal

  • Las heces despiden olores fuertes, amargos o penetrantes
  • Heces duras y secas
  • Las heces se ven de color pálido o color arcilla

Además de lo que se acaba de enumerar, existe mayor cantidad de signos y síntomas que indican la presencia de cálculos biliares en el hígado y vesícula, como dolores en el hombro derecho, epicondilitis lateral (codo del tenista), hombro congelado, adormecimiento de las piernas, lumbago y ciática de repetición, etc. Cuando se eliminan los cálculos biliares, esas condiciones generalmente desaparecen.

Se sabe que el cuerpo es una red de información y cada parte está conectada con todas las demás y se comunica con ellas. Marcas o señales aparentemente insignificantes en la piel, los ojos o los dedos de los pies puedes ser las señales de condiciones de salud más graves. Al reconocerlas y limpiar el hígado y la vesícula, junto con la adopción de un estilo de vida y alimentación saludables, el bienestar y la vitalidad comienzan a reaparecer.

Compartir el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog